26Junio2017

Download Template for Joomla Full premium theme.

Deutschland online bookmaker http://artbetting.de/bet365/ 100% Bonus.

Online bookmaker bet365

Quién es Quién/Urgente, resolución de conflictos

Tanto el conflicto de Oxhuc, como el de Pujiltic, deben ser tomados en serio por los antecedentes históricos que existen. El Gobierno no puede mantenerse ignorando las problemáticas porque ya conocemos las consecuencias de ello. Ambos lugares tiene conflictos a los que les urge la toma de conciencia de la Secretaría General de Gobierno, a través de Juan Carlos Gómez Aranda, y los subsecretarios encargados de esas zonas. En el caso de Pujiltic hablamos de un problema en que la Organización Campesina Emiliano Zapata Región Carranza (OCEZ-RC) acusa despojos de tierras que no son nuevos, sino que se vienen arrastrando desde has más de dos siglos y sindican a los caciques de la zona de culpables de estos problemas que se quedaron ahí, en la congeladora sin que le importaran a nadie.
Hoy Pujiltic está en un calma tensa. Ambos bandos están dispuestos a todo y eso no es bueno para nadie. Chiapas no requiere ser noticia nacional al salir como baño de sangre, al sumar más muertos derivados de conflictos por tierras. No. Chiapas requiere que el gobierno siente a ambos grupos y se resuelva, de una vez por todas, esa apatía que ha imperado desde sexenios anteriores. Porque el conflicto no es nuevo. Recordemos que, incluso, la Casa del Pueblo en Carranza estaba vetada para la entrada del gobierno y fue hasta este sexenio, con José Antonio Aguilar Bodegas como Secretario del Campo, que se limaron asperezas, que se pudo dar solución a un conflicto que llevaba bastante tiempo sin que nadie lo aterrizara.
Con esa misma voluntad deben ahora tomar el problema en sus manos. El gobierno debe intervenir por lo que podría detonar si los líderes cañeros y los miembros de la OCEZ_RC se enfrentan. Nadie requiere de poner más cruces, sino de que ambos grupos puedan quedar satisfechos con lo que buscan. Los campesinos requieren tierras y acusan despojos y esa labor compete a la Secretaría de Gobierno. Los líderes cañeros exigen seguridad en el ingenio para poder permanecer en el estado, al cual le arrojan buenos ingresos. Un poco de voluntad es lo que se requiere para poder sentar referentes que muestran a nuestro estado como uno preocupado porque las cosas marchen en paz y el estado de derecho no sea sólo letra muerta y por conveniencia.
Lo mismo pasa en el municipio de Oxchuc. Doce días van ya desde que se instaló el paro derivado de la incapacidad de dar solución al resolutivo del Tribunal Federal Electoral. Ese es el resultado de manosear los comicios pasados y de tratar de pintar de verde, por capricho de Eduardo Ramírez Aguilar, al estado. Los resultados los vimos en San Pedro Chenalhó que ya dejó su estela de desmanes y muertos. Ahora en Oxchuc las cosas van empeorando y los dos grupos antagónicos se han disputado el poder y nadie quiere ceder.
Con el mismo ímpetu que llamaron a los opositores de María Gloria Sánchez para darles jugada, del mismo modo deberían sentarlos para que entiendan que mientras ese fallo no se acate difícilmente podrán tener esa prioridad de que las votaciones sean tomando en cuenta y respetando los usos y costumbres, tal y como lo han demandado en estos momentos. 
La capacidad de los gobierno se mide no en la cantidad de resolutivos que se firman sino en la capacidad para que los conflictos no detonen e impere y prevalezca la paz social. Hasta hoy han faltado las ganas, quizá, del secretario de Gobierno. Esperemos que la intervención que busquen sea temprana y no se aplica ese trillado pero tan sabio dicho del “muerto el niño, cerrado el pozo”.