26Junio2017

Download Template for Joomla Full premium theme.

Deutschland online bookmaker http://artbetting.de/bet365/ 100% Bonus.

Online bookmaker bet365

Contaminación en el río Suchiapa

 
El pasado 14 de mayo los pobladores del ejido “Pacú”, del municipio de Suchiapa, fueron sorprendidos con la muerte de cientos de peces sobre el río principal que atraviesa ese ayuntamiento que colinda al Norte con la capital chiapaneca.
Al no obtener una respuesta favorable por las autoridades estatales y federales, el pasado 1 de junio los inconformes realizaron una marcha para protestar en contra de la actual contaminación que hay en este arroyo. 
Al arribar al lugar, Blanca Nidia Vicente Rivera, bióloga y activista, consideró que las aguas domésticas, lixiviados y productos químicos son agentes externos al ecosistema de la zona y han incrementado el problema. 
Agrega que esto generará complicaciones a la salud pública a mediano y largo plazo; sin embargo, hasta el momento no hay la claridad del impacto que ya hay entre los habitantes y el medio ambiente. 
Aseguró que los procesos de tratamientos del agua se reducen, únicamente, a cloración y no es el método más adecuado, tomando en cuenta que el 90% del agua que se distribuye en la red pública de dicho municipio se obtiene a través de cárcamos que están conectados al río.  
El problema es más grave de lo que parece, no sólo por la muerte de los peces, sino también porque se utiliza parte de esa agua para riego, para el ganado y, en algunos casos, la ciudadanía tiene conexiones directas del río hacia sus viviendas. 
A través de la página oficial “H. Ayuntamiento Suchiapa 2015-2018”, con fecha del 30 de mayo, se pueden observar algunas imágenes acompañadas de textos, donde se hace mención que el sector salud realizó la toma de muestras en el río para analizar el nivel de contaminación que hay.
En uno de los vídeos que difundió esta administración, se asegura que la actual presidenta de Suchiapa, Norma Patricia Grajales Pola, hizo una formal denuncia ante varias autoridades, para que se investigue el daño causado.
La contaminación que arrastra el río no solamente es un problema de Suchiapa, también genera daños para otros municipios, ejidos y comunidades; Tuxtla Gutiérrez y Chiapa de Corzo, por ejemplo. 
Para el ambientalista Héctor Montesinos Cano, no hacen falta implementar más políticas públicas porque hay leyes que son obsoletas; lo ideal, dijo, es que se castigue a cualquier persona o empresa que cause un daño ambiental. 
Respecto a lo ocurrido en Suchiapa, relata que él lo denunció desde hace dos años pero las autoridades hicieron caso omiso sobre este tema; sin embargo, agregó que esa contaminación es sólo una de tantas formas en que se ha dañado al medio ambiente; los otros casos se resumen en: la tala inmoderada en la selva Lacandona, el ecosidio en los humedales de San Cristóbal de Las Casas, el cerro de Coita, el tema Proactiva, la falta de plantas de tratamientos de aguas residuales. 
Por su parte, Vicente Rivera explicó que desde la administración pasada han pugnado para que se aperture una Secretaría de Ecología municipal, para gestionar proyectos que permitan aminorar los daños a los ecosistemas.  
El 1 de junio, el diputado local, Limbano Domínguez tomó el micrófono en la marcha a la que fueron convocados los habitantes para tratar el tema de la contaminación del río; ahí expresó que la unión es fundamental para entablar  diálogo con las autoridades y se puede llegar a una investigación de fondo. 
A través de un video transmitido en directo desde la cuenta del ayuntamiento actual de Suchiapa y rodeado de funcionarios municipales y ciudadanía, aseguró que ya tomó la palabra en el Congreso Local para exigir a todas las autoridades a que asuman su responsabilidad, que se presenten los resultados de los análisis y que digan quien es el responsable.
Precisó que acompañará a las personas afectadas con esta situación pero pidió que se actúe de manera pacífica y será el pueblo quien defina las próximas acciones; aunque buscarán asesoría técnica para solucionar este problema. 
José Toalá Escobar, joven de la colonia “Pacú”, relata que lo sucedido en el mes de mayo les afecta a las familias, porque la contaminación se va filtrando hacia los pozos y “hay personas que viven y toman agua de los tubos del agua potable”. 
Además, reiteró, los pescadores de la zona han resentido la muerte inesperada de los peces, porque ahora nadie quiere comprar sus productos en Suchiapa, aunque las consecuencias, detalla, vendrán a largo plazo. 
Mencionó que han tratado de estar pendientes de las funciones que realice el ayuntamiento para convocar al pueblo, incluso, ya se han hecho reuniones para solicitar las copias de las demandas que realizó la actual administración hacia las autoridades estatales y federales. 
Toalá Escobar dijo que hay una alerta para que las personas no se bañen y tampoco pesquen los productos, por lo menos donde desembocan los lixiviados y las aguas negras de la zona. 
Por su parte, Selene Candelaria Toalá Pérez, también habitante de “Pacú”, relata que entre los jóvenes se apoyan en la comunidad para prevenir cualquier daño que provoquen los lixiviados y lo más importante es mantenerse unido.
De acuerdo con los colonos, es la primera vez que se presenta la muerte de los pescados; sin embargo, se está yendo el sustento de los pobladores que, en algunos casos, han buscado otra alternativa para vivir. A pesar que las autoridades del sector salud ha hecho presencia para analizar el agua del río, estas especies siguen muriendo en “Pacú”, el lugar de los peces.